PERINOLA

U

(Publicado el viernes 4 de enero de 2018 en el diario ecuatoriano El Universo)

En este popular juego existe una de las caras que permite el “toma todo” con lo cual el que hizo girar el adminículo se hace con el pozo total. Algunos creen que en la democracia el que gana unos comicios le pasa lo mismo y, lo peor es que algunos que triunfan se lo creen, cuando en realidad no es así. Este sistema político calificado por algunos como “el menos malo de todos los conocidos” permite que la oposición o el conjunto de ella actúe como contralor severo lo que permite chequear y balancear el poder. De ahí que se diga con mucha sabiduría -pero escasa aplicación- que de la salud de la democracia habla la oposición y que el mejor gobierno es aquel que siente su aliento en el cuello.

Nuestra democracia extraña, poco enseñada y difusa sin embargo tiende a creer que con el arribo de un nuevo gobierno el mismo se quedará con todos los resortes de poder y generalmente los primeros decepcionados son los encargados del timón y gran parte de la tripulación que creyó posible sepultar todo lo hecho con anterioridad. La tendencia a creer que con el nace un nuevo país es tan falso como ir contra natura de la misma democracia. Bolsonaro y López Obrador acaban de subir al poder ejecutivo en los dos países mas grandes en territorio y economía de Latinoamérica. Ambos están en las antípodas aparentes del poder pero sin embargo les une la urgente necesidad de mantenerse en el mismo a toda costa en un tiempo donde las posibilidades de perderlo son notablemente fáciles. Estarán expuestos al escrutinio de millones de seres humanos descontentos con los gobiernos que serán sus primeros críticos implacables. Todos urgidos por soluciones mágicas de carácter imposible y de revanchas iguales. Deberán aprender a negociar con la oposición, deberán satisfacer promesas imposibles de campaña y por sobre todo se enfrentaran a una realidad que no era remotamente la que se habían imaginado cuando la cuestionaban. Desde la izquierda o la derecha en Brasil o en México la única verdad es la realidad y con ella deberán administrar sus tiempos y espacios. Creerán que ganaron todo cuando en realidad se quedaron con todos los problemas de lo de los anteriores y ..los propios.

Ese entusiasmo de hacer los cambios se frenará ante una realidad consolidada que requerirá un equipo absolutamente comprometido con modificar sin caer en los mismos vicios cuestionados. Las tentaciones del poder son muchas. La corrupción, la falta de reconocimiento social y amor público y esa enfermedad que los griegos llamaron hybris serán sus compañeros a lo largo de su gobierno. Cuando se vean envueltos en los mismos casos que cuestionaban se movilizaran en su contra en las calles buscando el termino medio que permita acometer las revoluciones posibles y no las utópicas. La democracia es un sistema de evoluciones. Los que quisieron hacer la revolución como los cubanos llevan 60 años de dictadura y sumados a la anterior que la precedió suman casi un siglo en la isla caribeña.

Bolsonaro y López Obrador deben entender mas temprano que tarde que no existe perinola posible en democracia y que nadie pierde ni gana todo que quizá sea uno de los principales aportes de esta extraña criatura aun en nuestros tiempos. Con ella no se juega, se vive, se escucha, se negocia y se hace avanzar una agenda que promueva el desarrollo de sus pueblos y de los nuestros porque es resto es solo imaginación.-

Anuncios

Acerca de Redaccion central

Escritor, abogado, profesor y periodista
Esta entrada fue publicada en Conferencias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s