LEVE

uh

(Publicado el domingo 23 de diciembre de 2018 en el diario Ultima Hora)

Muy cerca de la Navidad cobra notable vigencia la expresión atribuida a Rafael Barret acerca de que el Paraguay es un país duro donde pocos tienen suerte y suficientemente hostil a los millones que viven fuera de nuestras fronteras. Este tiempo lleno de nostalgia para nuestros compatriotas en el exterior y de evaluaciones para todos sería propicio ver como podemos lograr que los buenos y los círculos virtuosos superen a los malos y protegidos en su circulo vicioso. Algunos hablan de institucionalidad que resulta una expresión muy abstracta para muchos, eso es mas o menos que el policía esté del lado de los buenos y persiga los delincuentes o que los fiscales y jueces busquen afanosamente la justicia sin temor al jurado de enjuiciamiento o al político que lo tiene como sirviente o tal vez, que nuestros legisladores tengan por lo menos algo de vergüenza y entiendan que se deben a sus representados y no al narco, sojero o cualquier delincuente que los apoyó para llegar al cargo. ¿Es complejo y difícil todo eso?

Estamos obligados a hacer la vida de millones menos miserable y que cuando encuentran que el metrobus fue una colosal estafa que sus responsables paguen sus costos y no nos contentemos con las lágrimas del ministro que busca consolarnos con la cancelación del proyecto sin un solo miserable plan como opción ni alternativa. Por lo menos les hubieran obligados a los portugueses a que completaran la parte asignada sin dejar sus ruinas como testimonio de nuestra inutilidad como país del tercer mundo. No lo hacen porque los temen y porque los europeos conocen perfectamente la venalidad y corrupción de nuestros burócratas. La vida no será leve para los casi medio millón de usuarios que esperaban que este sistema de transporte les aliviane la vida. Seguirán mirando tras las ventanillas de maltrechos autobuses como esta democracia, al igual que la dictadura, sigue oprimiendo a la gente.

Todo lo que se haga para volver menos miserable la vida de la gente enfrenta la porfiada resistencia de un sistema que se resiste con uñas y dientes para cambiar. Hasta ahora los malos siguen ganando. La ciudadanía obtuvo algunos triunfos como el procesamiento a los implicados en las escuchas telefónicas extorsivas pero siguen faltando muchos en las cárceles donde reina la mas abierta y descarada corrupción, desde los presos sin condena que suman el 80% de los internos hasta las desigualdades mas aberrantes y sórdidas.

Esperemos que este tiempo de reflexión nos lleve a todos a hacer mas liviana la vida en nuestro país de tan poca población pero de problemas acumulados sin solución desde hace siglos al punto que Barret resulta hoy un cronista tan actual y vigente a mas de 100 años de su paso por estas tierras.

Emprender la tarea que debemos, desenmascarar a los cínicos, castigar a los delincuentes.. pero al mismo tiempo estimular a los buenos, promover a los capaces, retornar a los que emigraron y por sobre todo: servir que es de lejos la expresión del amor mas completa y porque no casi la única válvula de escape a esta democracia tan cara, pesada e injusta. Hagámosla mas leve para todos.-

Anuncios

Acerca de Redaccion central

Escritor, abogado, profesor y periodista
Esta entrada fue publicada en Conferencias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s