JUAN MANUEL SANTOS: EL PROCESO DE PAZ EN COLOMBIA ES IRREVERSIBLE

logo

(Publicado el lunes 15 de octubre en el periódico financiero 5dias de Asunción)

El edificio de ciencias en la Universidad de Harvard tiene en su entrada la primera máquina de calcular inventada en esta casa de estudios hacia mediados de los cuarentas del siglo pasado. Mide como cinco metros de largo y debe pesar casi una tonelada. Está ahí para demostrar el avance del conocimiento  en el tiempo. Un hombre que solo mira el futuro para que su pueblo incremente su afecto me saluda con la típica expresión colombiana: “como anda querido compatriota”. Desde los tiempos de la Guerra Grande cuando el congreso de ese país declaró su simpatía a la causa paraguaya y nos igualó en pertenencia tenemos eso en común. Juan Manuel Santos, ex presidente de Colombia, premio Nobel de la Paz y el hombre que puso punto final a una guerrilla de más de 50 años cuida sus palabras y mide sus ademanes. Sabe que la su simpatía al interior de su país no es alta pero goza de notable reputación aquí afuera.

Gorostiaga

“El presidente Obama me envió un libro subrayado donde afirmaba que pasaba con todos los líderes que hicieron grandes cambios en su país y que tuvieron oposición interna bastante alta como el caso de Mandela. He sido el mejor ministro de defensa de mi país y acometí la tarea de buscar la paz con la misma guerrilla a la que había combatido de manera feroz” afirma como introducción para luego continuar afirmando que una cuestión central para superar cualquier obstáculo fue el hecho de considerar a “los guerrilleros como adversarios y no como enemigos” afirma. Santos habla un muy buen inglés ante una audiencia que le pide precisiones en torno al proceso de paz y lo que llevó finalmente al acuerdo.  Para el ex presidente lo más importante en el combate a la guerrilla es que ella sienta que los que tienen el monopolio de la fuerza (el Estado) tienen mayor capacidad que ellos. Deben entender eso con claridad desde el inicio para tener éxito en todo el proceso¨ explica mientras las preguntas suben de clima ante un auditorio de más de 300 periodistas venidos de todas partes del mundo en la reunión quinquenal de los becarios Nieman que este año cumple 80 de vigencia.

 Un trabajo de laboratorio

Las drogas en el trasfondo del conflicto es claro. Colombia sigue siendo uno de los principales productores de cocaína a nivel mundial y sobre esto afirmó que fue un tanto difícil hacerles entender a los líderes guerrilleros que negociaron el acuerdo en La Habana que ellos eran parte del negocio. “Protegían a los productores y cobraban un peaje por eso, eran socios” afirmó.  Reconoce que desde el primer cargo público que ocupó con la presidencia de Uribe el de ministro de comercio tuvo clara la idea que no se podía vender un país para la inversión sino se resolvía el problema de la guerrilla y a ello se abocó desde su siguiente cargo de secretario de la defensa que infringió duros golpes a la guerrilla incluso golpeándola en territorio ecuatoriano. Resaltó el apoyo económico y de inteligencia de los Estados Unidos e Inglaterra afirmando que cuando un grupo armado tiene relaciones con los barones de la droga no se puede ganar en solitario dicha guerra.

Juan Manuel Santos viene de una familia de abolengo que controló por décadas el periódico tradicional de Bogotá: “El tiempo” hoy vendido al empresario Sarmiento. Dice con claridad que es siempre mejor ser periodista que político porque “se pega mejor y más fácilmente de ese lado del mostrador” aunque afirma con cierto dejo de nostalgia que fue muy feliz como becario en Harvard. No habló de su pelea interna con su ex jefe Uribe convertido este en su opositor más férreo al punto de derrotarlo en el referéndum en torno a la  aprobación o rechazo del acuerdo de paz. “En sociedades muy polarizadas como la colombiana es muy difícil satisfacer a todos pero como afirmó antes la ex embajadora norteamericana Samantha Power siempre desde lo público se pueden hacer muchas cosas a pesar de que parezca muy poco”.

Juan Manuel Santos muestra un claro control sobre sus expresiones y aunque la desigualdad social en Colombia es alta como en toda América Latina es consciente que el proceso de paz es irreversible. No pueden cambiarse los términos del acuerdo hasta después de tres presidencias y que “los ex guerrilleros hayan participado en los últimos comicios canjeando votos por balas es una muestra clara que las cosas son diferentes, es el único acuerdo que pone a la sala penal internacional como garante para evitar la impunidad en casos evidentes de violación a los derechos humanos”

Se acomoda en la silla típica de la universidad y evidentemente se siente mucho más cómodo en la lluviosa Cambridge que en la siempre conflictiva Colombia. Cree que su estatura crecerá con el tiempo y que el rechazo actual es momentáneo. Sabe que el Premio Nobel de la Paz desató envidias y reprimendas. Situación habitual en toda América Latina que heredó de España la envidia como una de sus condiciones más notables de carácter.

La paz llegó a Colombia en términos formales, solo el tiempo y los números sumados o restados en una calculadora mucho más pequeña que la que se encuentra en el Science Center dará la razón o no a este hecho que sacudió el mundo y premió a su artífice que esperaba que más gente lo consintiera y que no lo rechazara. Pero.. así es la vida.

Anuncios

Acerca de Redaccion central

Escritor, abogado, profesor y periodista
Esta entrada fue publicada en Conferencias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s