LOCALISMOS

U

 (Publicado el jueves 21 de junio en el diario El Universo de Ecuador)

La guerra comercial que inició EEUU con imprevisibles consecuencias sin embargo marca una tendencia: un retorno de lo global a lo local. Lo que parecía un fenómeno irreversible se ha tornado en una abierta disputa por la hegemonía local con todos los elementos propios de una guerra. Medias verdades, muros, tarifas,llantos, separación de padres de hijos, nacionalismos y porque no quizás: fascismo. La tendencia de lo global ha generado un sinnúmero  de perdedores en forma de migrantes, desplazados y productos locales superados por una potencia emergente que había sido siglos atras ya hegemónica desde lo comercial: China. Trump está dispuesto  a generar un retorno al modelo del Estado-Nación que no sea reglado por ningún mecanismo de integración global sea este político o económico. Hasta ahora las cosas le van bien a nivel interno donde los indicadores económicos le son favorables en términos de crecimiento y empleo. Si las cosas no se complican podría tener una reelección relativamente fácil con lo que se profundizaría su propuesta.

El mundo global ha vuelto los espacios mas inequitativos y en donde la crisis del capitalismo de 2008 que pareció corregiría los excesos pasó sin que ya nadie tenga memoria del mismo. Algunos países victimas del fenómeno como Islandia han tomado determinaciones drásticas que generaron una recuperación asombrosa.

El escenario  actual de los conflictos del mundo no será ideológico sino comercial. Veremos que capacidad tenemos los latinoamericanos con amplia generación de materias primas pero con un gran desorden político y ausencia de instituciones sólidas para entender la complejidad del mundo  con el que vamos a lidiar. Es probable que la concentración en los problemas políticos sostenidos en bases sociales subsidiadas generen suficientes conflictos que nos impidan sacar beneficios de algo mucho mas complejo que la cantidad de años que deba pasar en prisión un corrupto populista. Como en ocasiones anteriores podríamos estar embelesados mirando el dedo cuando no la luna que señala.

Los gobiernos nuestros siguen creyendo en una era de cambios y no en un cambio de era mucho mas profundo y complejo que golpea nuestras puertas y que generan perturbaciones tectónicas que ponen en riesgo el sostenimiento democrático. Si la guerra comercial se sostiene es absolutamente imposible no entender que el modelo político nuestro sentirá su impacto en cada una de sus actividades. Veremos que el enojo popular se gana las calles y pone contra la pared a gobiernos que no saben otra manera de sostenerse en el poder que a balas o a golpes. El trasfondo del problema se cierne de manera certera en el centro y nosotros en la periferia no nos damos cuenta del calado que supone un nuevo orden: la preeminencia de lo local sobre lo global.

Esta nueva ecuación puede llevarnos a retornar a modelos autoritarios como los que hemos padecido durante las décadas de los sesentas hasta los ochentas del siglo pasado en América Latina donde el orden se impondrá sobre otros valores no democráticos.

Debemos responder a esta nueva reformulación del mundo con una idea clara de que lo que pretendemos a nivel local para desde ahí perfilar el mundo que ambicionamos.-

Benjamìn Fernández Bogado

Anuncios

Acerca de Redaccion central

Escritor, abogado, profesor y periodista
Esta entrada fue publicada en Conferencias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s