NORMALIDAD

uh

(Publicado el domingo 17 de junio de 2018 en el diario Ultima Hora)

Le preguntaron a un paraguayo que vivía en New York acerca de cómo era la vida en esa ciudad cosmopolita, ruidosa y que nunca duerme y el connacional respondió contundentemente: silencio. Lo que en en verdad quería decir que la vida era de tal normalidad que no había muchas novedades que contar de lo tan previsible que era la vida en esa ciudad . Lo único que rompió ese silencio fue la caída del símbolo icónico del sitio un 11 de septiembre de hace 17 años. El resto, contradictoriamente se resumía en eso: silencio.

Estamos viviendo ese clima hacia el final de este congreso aunque entre nosotros lo normal es que acontezca algo que demuestre que las instituciones ni las normas existen aun como para generar esa aburrida normalidad de los países desarrollados. Aquí por ejemplo puede acabar este congreso no permitiendo la renuncia de Cartes, continue siendo presidente hasta el 15 de agosto y por lo tanto que no lo admitan como senador con voz y voto. Ya anunciaron que leerá su discurso ante el congreso el 1 de julio con lo que se envía un claro mensaje de que se ha convencido de la “normalidad” extraña de este país donde la Constitución dice una cosa, el TSJE otra y la Corte igual. Claro, que es desconcertante vivir en un país como este donde el ahorcado se asusta de la soga como el caso de Nicanor que no encuentra explicación al hecho de que solo pueda ser senador vitalicio y no con voz y voto como pretende.

Algunos de sus compañeros políticos ya sienten lástima hacia él y solidaridad con su familia, le buscan un espacio en el futuro congreso que lo mantenga ocupado y sea mas llevadera la vida de sus seres queridos. Pero entre nosotros es normal pretender una cosa que no se puede para finalmente ser sacado a empellones del cargo con el aplauso de todos. Esta es nuestra animada normalidad que genera tanta imprevisibilidad y dudas de los bien pensantes ciudadanos probos que aun existen en esta tierra. El que analiza ahora si llama al ex presidente a jurar es un ex clérigo quien no debería haber sido candidato si Duarte Frutos hubiera escuchado al Vaticano que estaba dispuesto a no admitir su renuncia como obispo.

La cachafacería legal en el que están metidos muchos puede hacer divertida la democracia para algunos que participan de este juego con irresponsable camaradería pero ciertamente no nos favorece como país. La imagen que damos es de un adolescencia perpetua que se solaza en mantener vigentes estos movimientos contrarios a la Constitución de los que nunca terminan de aprender sus consecuencias. Impedir a Cartes y Nicanor que juren será absolutamente normal en este país y solo habrá confirmado que las instituciones no funcionan porque no cumplen las normas. No será un gran descubrimiento para nadie tampoco, solo para aquellos que promueven la marca país con un entusiasmo tan ingenuo como cuando lo lanzaron el mismo día que quemaron el congreso, violaron la Constitución y mataron a un joven en un local partidario.

Claro, no lo hicieron en silencio ni tampoco era la idea. Los únicos sorprendidos fueron los invitados a la Asamblea del BID que no había sido alertados de nuestras costumbres tan sonoras y anormales. Pobre de ellos y de los que quieren jurar ahora como senadores con voz y voto.-

Benjamín Fernández Bogado

http://www.benjaminfernandezbogado.wordpress.com

Anuncios

Acerca de Redaccion central

Escritor, abogado, profesor y periodista
Esta entrada fue publicada en Conferencias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s