TRANSICION

uh

(Publicado el domingo 10 de junio de 2018 en el diario Ultima Hora)

Esta es quizás la palabra mas recurrente en nuestra democracia adolescente de casi 30 años. Estamos en camino hacia algo que nunca alcanzamos. Es un transitar hacia un destino nada claro con graves crisis de identidad y de valores. Queremos ser democrático y alcanzar la libertad, pero nuestra clase dirigente se empeña cotidianamente en destruir el horizonte donde podríamos vivir mas previsible y dignamente. Esta transición inacabada se recrea en los mismos errores de los que no terminan de aprender sus principales protagonistas.

A la Corte y el Tribunal Electoral ya se les alertó que de nada valía autorizar la candidatura de alguien que no puede aspirar para el cargo. De tan genuflexos no les importó que luego el senado no admitiera a Duarte Frutos luego que este mismo provocara a la justicia siendo candidato para la presidencia de la ANR mientras era presidente de la república. No aprendió nadie y ahora el ex presidente amenaza que solo lo podrán sacar a empellones, que quiere decir de la misma manera como fue candidato a un cargo que no puede ocupar.

En este país de la transición permanente pareciera que el poder solo puede probarse y legitimarse violando la Constitución y las leyes. El que lo detenta quiere demostrar que nada ni nadie lo limita. Siguen actuando nuestros mandatarios con los mismos criterios autocráticos que dicen condenar. Si una norma los restringe aparece un deseo irrefrenable de ir contra ella con los argumentos y acciones mas absurdas. No entienden que eso convierte en debilidad no solo el sistema democrático sino el orden jurídico nacional con lo que se desmoraliza la República y solo podemos atraer inversionistas extranjeros como Darío Messer u otro de igual calaña. El ministro encargado de viajar por el mundo para convencer a las personas y empresas a traer su dinero al país generando empleos en el camino es acusado de pedir una coima de medio millón de dólares a un empresario cárnico. Ya pueden imaginarse como nos miran y que tipo de imagen proyectamos. En esta transición larga entre la elección del nuevo presidente y su asunción al cargo pareciera que todos quieren pegar el ultimo manotazo que les dé tranquilidad económica en la llanura. El “campo minado” -como describió un futuro ministro- se presenta como un escenario hostil y belicoso que solo busca el fracaso del gobierno entrante a pesar de ser del mismo partido.

Para acabar con la eterna transición los paraguayos debemos comenzar a cumplir las normas, respetar los mandatos constitucionales y asumir las limitaciones al poder que finalmente fortalecen a la democracia en su conjunto. Hay que hacerlo pronto porque con casi 30 años de democracia inacabada, incompleta e irresoluta la adolescencia permanente solo atrae desprecio, desgano y se llena de acnes.-

Benjamín Fernández Bogado

http://www.benjaminfernandezbogado.wordpress.com

Anuncios

Acerca de Redaccion central

Escritor, abogado, profesor y periodista
Esta entrada fue publicada en Conferencias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s