BENJAMIN Y EL MILAGRO DEL RIO HAN

565 Visitas 0 Comentario

Semanas atrás, el reconocido periodista e intelectual paraguayo doctor Benjamín Fernández Bogado lanzó al éter un polémico audio desde Corea del Sur donde contrastaba el avance en todos los órdenes registrados por este país asiático desde la finalización de la Guerra de Corea, conocido como “el milagro del río Han” y su comparación con el estancamiento paraguayo puesto en paralelo.

Sus lapidarias afirmaciones donde trataba de “inútiles” a los paraguayos calaron hondo en el sentimiento de algunos, quienes no tardaron en salirle al paso tratándolo de antipatriota, antiparaguayo hasta utilizar el folclórico mote de “legionario”, tradición que data desde fines del s. XIX y principios del s. XX con aquella polémica entre Juan E. O’leary y Cecilio Báez, luego que éste afirmara que “el paraguayo es un pueblo cretinizado por su secular despotismo”.

Qué es lo que molestó tanto ?

Entre los más ofendidos se encuentran desde incautos patrioteros, aquellos que evidencian sus frustraciones personales transpirando xenofobia barata, hasta acomodados burócratas que reclamaban que Benjamín todo lo que viera como negativo cuando en realidad estamos aquel “pais de las maravillas” pintado de tanto en tanto por algún político.

El considerado padre de la nacionalidad paraguaya, doctor José Gaspar de Francia, hablaba despectivamente de sus compatriotas al referir que la sumisión de los paraguayos se debía a un supuesto “hueso perdido” del cuello que les impedía levantar la cabeza, tesis magistralmente utilizada en sátira por Helio Vera para escribir su recordado “Tratado de Paraguayología: en busca del hueso perdido”.

Lo curioso de todo esto es que Francia jamás será tildado de antiparaguayo por lo que dijo, pese a que inequívocamente se refería al pueblo en general, pues aquella élite política y económica que le levantó la cabeza en más de una ocasión acabó en las mazmorras de la cárcel, fusilado debajo de algún naranjo o en el mejor de los casos, desterrado para siempre.

Sin embargo, tanto en el caso de Cecilio Báez como en el de Benjamín Fernández Bogado, resulta evidente que los dardos no iban dirigidos hacia el pueblo paraguayo en general, ya que BFB lo hace específicamente hacia dos de sus élites: la económica y la política, a las que tilda de inútiles.

Pero volviendo al caso coreano sin dejar de pensar en el Paraguay, es el pseudo nacionalismo el que hace preferir a criminales dictadores exaltándolos antes que a estadistas y demócratas; en Corea eso se torna patente en la división del Norte y del Sur, pues mientras en la primera gobierna por sucesión familiar un déspota que oprime y engaña a su pueblo, en el otro se ha alcanzado una madurez política envidiable que ha dado extraordinarios resultados.

La gente conoce más a los Kim Jong, pero la mayoría ignora por completo quiénes gobernaron Corea del Sur en los últimos 50 años y lo convirtieron en potencia. De la misma manera, no falta quienes en Paraguay sientan nostalgia de la época en que “dormían con las ventanas abiertas” con Stroessner y desconozcan por completo las obras de un estadista de la talla de Eusebio Ayala.

Pero más allá de los sistemas políticos y su relación con la prosperidad de las naciones, tema abordado fantásticamente por William Bernstein en su obra “The birth of plenty” (El origen de la riqueza), existen 4 factores que determinan la suerte de los países que han dado saltos cuantitativos y cualitativos mejorando la vida de miles de millones de ciudadanos, principalmente en Asia, el continente más poblado del mundo pero también, el que registra el crecimiento más importante de todo el globo.

Estos cuatro puntos que han sido coincidentes en todos los países que despegaron hacia el desarrollo (de Corea del Sur a Singapur pasando por China) los cito y desarrollo levemente en cuanto a nuestro país, ya que a mi entender fueron los que llevaron a Benjamín a despacharse duramente contra estas élites a las que llama de inútiles:

1) Derechos de propiedad: este punto se refiere no sólo a la propiedad de la tierra sino también a los derechos de propiedad intelectual y libertades.

En todas ellas estamos mal o directamente aplazados. El problema de la distribución de la tierra en Paraguay no respondió a criterios económicos, de productividad ni de méritos, sino a concesiones casi exclusivamente políticas, 8 millones de hectáreas (un área equivalente a Austria) destinadas a la “Reforma Agraria” pasaron a manos de políticos y militares corruptos alineados al régimen stronista quienes se hicieron ricos de la noche a la mañana sin trabajar ni producir, mientras que la venta de estas tierras significó a su vez el traspaso de vastos territorios improductivos a colonos extranjeros que iniciaron la producción (recién allí) mientras que la élite gobernante y parasitaria quedaba con el producto de la venta.

En materia de propiedad intelectual no hay mucho que analizar, ya que sabemos que nuestra fama internacional en las últimas décadas no responde a haber ganado premios Nóbel sino a campear en piratería, falsificación y delitos conexos. Gente que hoy ha sido electa en cargos importantísimos ha obtenido su fortuna de forma malhabida en este “negocio” que opera principalmente en la frontera y que también ha hecho ricos a fiscales, jueces, ministros, etc.

Corea del Sur registró 18.000 patentes de nuevas invenciones en el año 2015, en comparación con las 320 de Brasil, las de México 170 y las 70 de Argentina, por citar apenas a los países más grandes de América Latina.

El galardón al que se destaca y el castigo a quien hace mal las cosas nos muestra que uno de sus ex presidentes, Kim Dae-jung (1924-2009) fue premiado con un Nóbel en el año 2000, mientras que una ex presidenta, Park Geun-hye acaba de ser condenada a 24 años de cárcel por abuso de poder, coacción y soborno (corrupción).

2) Racionalismo científico: el progreso económico depende del desarrollo, la innovación y la comercialización de las ideas.

La educación paraguaya pasa por su peor crisis desde la finalización de la Guerra de la Triple Alianza. Si la nación arrasada pudo levantarse y generar mentes brillantes como las de Manuel Gondra, Eligio Ayala, Eusebio Ayala, Manuel Domínguez, entre muchos otros, es porque pese a las precariedades en que les tocó crecer y educarse encontraron calidad en la enseñanza como un Colegio Nacional dirigido por docentes y directores del calibre de José Agustín Escudero (mexicano).

La Escuela de Derecho, impulsada desde el referido Colegio Nacional, concretó la ansiada fundación de la Universidad Nacional, cuyo rector y benefactor fue el jurisconsulto español doctor Ramón Zubizarreta.

Tanto la educación primaria como la secundaria, universitaria y normal evolucionaron en las décadas siguientes con grandes pedagogos como el doctor Manuel Franco (después presidente de la República), con la “Escuela Activa” del guaireño Ramón Indalecio Cardozo, Justo Pastor Prieto (el rector más joven de la historia paraguaya), sin olvidar las sucesivas misiones extranjeras como la francesa en la Facultad de Medicina, semillero de una generación fantástica de médicos en nuestro país.

La educación paraguaya en términos de alfabetización llegó a alcanzar el tercer lugar en América, sólo detrás de los Estados Unidos y Chile en la década del ‘30, aún durante los difíciles años de la Guerra del Chaco; hoy se halla hundida en los últimos lugares del mundo en educación primaria (124 de 137 países), mientras que la Universidad Nacional de Asunción no sólo no se halla entre las 1.000 universidades del mundo sino que no aparece en ningún ranking.

Con una fuerte inversión en educación para equiparar las terribles diferencias con otros países, Corea del Sur destinó grandes recursos a la alfabetización y luego a la formación de sus cuadros docentes, sobre todo universitarios, ya que para ser profesor de nivel terciario uno debió haber pertenecido al 5% de alumnos egresados con mejores notas en la carrera.

En Corea se estudia un promedio de 16 horas al día, mientras que el promedio latinoamericano es menos de la mitad y en el caso paraguayo, peor.

3) Apertura al mercado de capitales: creación y fomento de capitales para financiar emprendimientos productivos e ideas innovadoras.

Pese a lo dolorosas que fueron las crisis financieras con quiebra de bancos registrados desde épocas del gobierno de Juan Carlos Wasmosy, debemos reconocer que la mayoría de las leyes de carácter económico promulgadas para sincerar y ordenar el sistema financiero se dieron durante su mandato (Ley de Bancos, Ley de Seguros, Orgánica del BCP, de Negocios Fiduciarios, de Prevención de Legitimación de Activos, etc.).

Luego de un período de caos político y económico (1998-2003), con Nicanor Duarte Frutos mejoró la economía y el Paraguay se volvió predecible, gracias a acertadas reformas implementadas por su ministro de Hacienda Dionisio Borda, aumentaron las recaudaciones y las reservas internacionales alcanzaron niveles nunca antes imaginados.

Desde hace 15 años se registra un crecimiento de distintas intensidades, la bancarización aumentó y con ella el consumo, la cartera de créditos también se multiplicó pero no bajaron los intereses de las tarjetas de crédito sino cuando los bancos se vieron obligados a acatar nuevas reglas ante la situación de semi-usura que sufrían los consumidores.

Las entidades de crédito del Estado creadas para pequeños emprendedores rurales o comerciales -el Crédito Agrícola de Habilitación y el Banco Nacional de Fomento- no cumplen sus funciones a cabalidad y su colaboración con la economía no se ve reflejada en el impacto que se espera de ellas y son las cooperativas las que suplen este papel. Por otra parte, duele ver que el BNF haya sido utilizado para operaciones sospechosas de lavado de dinero.

Pero las objeciones no se dan sólo en el sector público, sino también en el privado. En efecto, las tasas de interés siguen muy elevados para adquisición de bienes de capital financiados a mediano y largo plazo y de no ser por la AFD, los bancos demorarían mucho más en crear productos que fomenten la generación de riqueza con emprendimientos inmobiliarios de gran porte, que deberían ser moneda corriente en una sociedad con tanto déficit de vivienda aún en la clase media.

Con estos datos y atendiendo a la poca competencia existente, sólo podemos deducir que para la mayoría de las entidades de crédito, ganar dinero en Paraguay es relativamente fácil, razón por la cual prefieren el conservadurismo que les permite obtener jugosas rentas anuales renunciando a realizar apuestas mayores que impliquen elevar los niveles de riesgo.

En Corea del Sur se incentiva la Inversión Extranjera Directa (IDE o FDI por sus siglas en inglés) bajo la Ley de Promoción a la Inversión Extranjera. El gobierno provee, además, asistencia de dinero en efectivo, de acuerdo al monto de la inversión y al número de puestos de trabajo que creará el inversor extranjero.

Es decir, que el gobierno surcoreano está listo y tiene la voluntad de ofrecer terreno y capital para aquellas empresas extranjeras que desempeñen excelentes niveles de tecnología, y mantengan un determinado número de empleados coreanos, algo que el Paraguay debería haber hecho hace tiempo ofreciendo la energía abundante a un precio preferencial que siempre será mayor que lo que obtiene con la cesión casi gratuita de energía a la Argentina y al Brasil.

4) Logística e infraestructura: construcción vías de comunicación para transporte de personas y bienes.

Si bien es cierto que se han registrado importantes avances en materia vial y sobre todo en cuanto a la creciente industria naviera que se muestra sólida, el déficit dejado por la dictadura stronista en materia de infraestructura ha sido muy grande.

Desde la construcción de Itaipú, recién ahora se realiza -a un costo astronómico y por vía de una cuestionada concesión por APP- la duplicación de la carretera de Asunción a Ciudad del Este, algo imperdonable por los bajos costos que hubiera significado hacerlo en los ‘70 u ‘80.

Desde la puesta en funcionamiento de la primera turbina en 1984, no fue sino hasta el gobierno de Fernando Lugo cuando sé construyó la línea de 500 Kv que permitió la transmisión de una potencia importante al heartland paraguayo para su distribución y consumo.

Por último, mencionar que los billonarios fondos provenientes de los bonos emitidos en el actual período (2013-2018) no han sido aplicados debidamente a infraestructura como se había prometido sino que gran parte acabó siendo destinado a pagar otras deudas o gastos corrientes.

A la fecha y pese a haber sido promesas electorales, no se construyó un solo kilómetro de vía férrea, tanto del mentado tren de cercanías, como el que debía pasar por el corredor productivo bordeando el Paraná para sacar los granos en Curupayty (proyecto coreano).

Tampoco se han impulsado acciones que mejoren la conectividad aérea para transformar a Asunción en un HUB regional, ni se ha exigido la construcción de la esclusa de navegación en el Alto Paraná que figura tanto en el Tratado de Itaipú (1973) como en el acuerdo “Lugo-Lula” (2009).

En Corea del Sur, la modernización del país comenzó con la puesta en marcha de la construcción de la autopista “Gyeongbuk” que une Seúl (capital) a Busán (la segunda ciudad más poblada y principal puerto del país), lo que trajo consigo grandes beneficios en todo este tramo, fomentando el desarrollo portuario, social y económico de ambas urbes.

Ya en 2004, con la puesta en marcha del KTX, Corea se convirtió en el quinto país en iniciar la era del tren de alta velocidad, el Aeropuerto Internacional de Incheon es el mayor de Corea, habiendo sido galardonado como el mejor del mundo por seis años consecutivos.

Asimismo, la Unión Internacional de Telecomunicaciones ha ubicado a Corea del Sur como número 1 entre 155 naciones analizadas para su índice de desarrollo de las tecnologías de la información y comunicación (TIC).

————————

A todo esto se refiere Benjamín, quien no sólo crítica a la decadente clase política paraguaya incluidos Stroessner, el Partido Colorado y toda la oposición, incapaz de impulsar los cambios necesarios, sino también a un segmento específico de empresarios, quienes en su comodidad también han demostrado incapacidad en coadyuvar de manera más determinante en el desarrollo del país.

Muchos pueden escudarse en la debilidad de nuestras instituciones y de nuestro frágil Estado de Derecho, pero muchos de estos empresarios son los primeros en resistirse a cambios que puedan implicar la modificación más mínima a su cómoda situación de crecimiento casi vegetativo, ayudado apenas por el viento de cola de afuera.

Los que pensamos que hacemos nuestra tarea diaria no nos tomamos por aludidos por las palabras de Benjamín, sino las interpretamos como un necesario “estirón de orejas” a la sociedad.

Aprendamos a escuchar a nuestros intelectuales en vez de prestar nuestros oídos a cualquier “vyro chaleco”, prefiramos antes a gente con una formación integral como en el caso de BFB: abogado y doctor en Derecho, posgraduado en Ciencias Políticas, Periodismo, etc. en las principales universidades del mundo occidental (Oxford, Harvard, Syracuse) porque si bien es cierto que la universidad no corta las orejas, les aseguro que haber pasado por todas éstas no es fácil para cualquiera.

Queda en cada uno interpretar como quiera a Benjamín: colocándose el sayo, levantando los guantes o aportando su granito de arena para mejorar nuestra sociedad desde donde nos toque: estudiando, controlando a las autoridades, reciclando, siendo solidario o evitando tirar chicles en el mingitorio…

Eduardo Nakayama

Anuncios

Acerca de Redaccion central

Escritor, abogado, profesor y periodista
Esta entrada fue publicada en Conferencias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s