NO

uh

(Artículo publicado el domingo 6 de mayo de 2018 en el diario Ultima Hora)

El poder es eso, nada mas que eso. No a los que piden puestos sin estar capacitados, no a los parientes que no pueden encontrar un empleo digno y creen que el que alcanzó el cargo está obligado a proveerles de un sitio con salario so pena de recibir castigos familiares sino lo hiciera, no a los que estuvieron en campaña con el candidato electo y se creen con derecho a un lugar, no a los que cargan resentimientos, odios y venganzas del pasado y que desean ser saldados en el presente. El poder es claramente el no. El que sea dueño del mismo podrá hacer los cambios en este país al que todos prometen mejorar sus condiciones para acabar decepcionando y desencantados.

Eligio Ayala fue un presidente exitoso entre otras cosas porque era argel y carecía de vínculos familiares extensos. Tuvo que apartar a su hermano de un cargo público de maestro apenas asumió la presidencia. Fue el mas grande estadista de este país porque era dueño de su no. Jamás transó con quienes creían que lo público era parte de su patrimonio personal y el territorio del Estado: un coto de caza familiar. Era hijo de madre soltera y de vínculos de sangre limitados y cortos. Hoy el Estado paraguayo generoso dispensador de cargos está llegando al limite de la tolerancia social. Los altos salarios, el dispendio de los puestos públicos, la multiplicación de los planilleros, las jubilaciones ventajosas para aquellos que viven en el Estado paralelo de Itaipu o los insultadores por whassapt con altos salarios en las binacionales están levantando el odio de la gente. El nuevo gobierno debe cambiar esta lógica porque de lo contrario la madre de todas las batallas en democracia se librará en el territorio de la gestión de un Estado lleno de privilegios y de alta incompetencia.

No a los timoratos, no a los que pretenden continuar con lo mismo en términos de administración de un Estado con los mismos fracasos de siempre. La democracia tiene que fortalecer la negación de los antivalores que operan en una política en la que domina la desfachatez y el insulto. El nuevo gobernante tiene que tener la templanza y el valor de decir no a los cortesanos que le llenaran de elogios y que buscaran sus favores sostenidos en mentiras. No a los privilegiados que sostienen esta estructura inequitativa donde se incuban todos los males de la sociedad. Deberá imponer un carácter blindado a las lisonjas y elogios falsos. Deberá tener claro en consecuencia lo que hasta ahora ha significado el atraso y el subdesarrollo del país.

No al dinero de la corrupción, no a la historia de los fracasos reiterados en la administración pública, no a los prevaricadores funcionales de la justicia. Necesitamos con urgencia un gobierno dueño de su no pero afirmativamente convencido que si nos merecemos un país reconciliado en sus valores y dispuesto a deshacerse de sus lastres. No al si recurrente del atraso y el subdesarrollo, solo eso es lo que necesitamos.-

Benjamín Fernández Bogado

http://www.benjaminfernandezbogado.wordpress.com

Anuncios

Acerca de Redaccion central

Escritor, abogado, profesor y periodista
Esta entrada fue publicada en Conferencias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s