SE PRESENTA ESTA NOCHE

‘No da más’: El nuevo libro de Benjamín Fernández Bogado

Por José Zalazar

jzalazar@5dias.com.py

El día de hoy se realizará la presentación del nuevo libro ” No da mas” del escritor Benjamín Fernandez Bogado en la redacción inteligente del diario 5dias. Torre 1 del Paseo,piso 15 a las 19:30 Hs.

¿Cuáles son los aspectos culturales que ayudan y perjudican al mejoramiento de la sociedad?

Hay todavía un concepto de la sobrevivencia que todo lo permite y tolera. Es probablemente la herencia de la Guerra Grande con una pérdida de mas del 85% de la población, un territorio ocupado, un orgullo mancillado y tener que hacer cualquier cosa para seguir vivo. El desarrollo de un sentido egoísta que pierde la perspectiva de lo colectivo. En el Paraguay todo está bien si me favorece aunque eso viole preceptos legales o éticos. El poder no tiene conciencia colectiva ni limites éticos. Hay que retornar a la idea original de Nación de manera urgente.
Existe la posición marxista de que una sociedad puede desarrollarse sin líderes ni referentes. ¿Cuál es su antítesis?

No creo en ese concepto. Entiendo que los referentes son necesarios y la ausencia de élites en el país es un renunciamiento individual al compromiso colectivo. Tendemos a creer que todo esfuerzo colectivo siempre culmina en fracaso por eso vivimos en la eterna simulación que no nos permite asumir fortalezas y debilidades con sentido crítico. Este debe ser de los pocos países sin élites en América del Sur que conozco.
¿Qué denota la ausencia de denuncias sociales en el Paraguay? El país es una denuncia diaria que no se escuche, no se sancione o no se corrija es otra cosa. En este país la llamada “economía del crimen” de Gary Becker paga muy bien. Si usted comete un crimen solo tiene 5% de ser investigado y 1% de ser condenado. Las posibilidades de “zafar” son inmensas con lo cual la corrupción goza de muy buena salud asociada a la impunidad.
¿Cómo podrían las instituciones fortalecerse? Y ¿de qué manera beneficiaría a la sociedad ?

Las instituciones son frágiles y no sostenibles en un modelo de organización del Estado que permanezca en el tiempo. Los éxitos son demolidos por la administración que ingresa. No hay memoria pública lo que favorece a la corrupción y promueve el eterno reiniciar. Sísifo si existiera sería el mejor presidente de este país.
¿Cómo ve la relación sociedad y estado?

Muy quebrada. La sociedad no es el todo. Es solo el territorio de caza del poder de turno. No vemos realizaciones colectivas y no somos capaces de promover valores comunes que nos permitan otear un mejor horizonte que el que tenemos. La política ha fracasado en diseñar proyectos colectivos y en medio del fin de una era percibimos que no somos capaces de lograr victorias cívicas importantes y perdurables. Se dieron algunas batallas como las de la universidad, las escuelas o la defensa de la Constitución pero luego de pasado todo el efecto los mismos que desataron la furia ciudadana vuelven a ocupar posiciones sociales o políticas importantes sostenidas en la amnesia ciudadana.
 ¿Qué nos hace predeciblemente irracionales en nuestra conducta social?

Paraguay ha desarrollado en demasía la llamada inteligencia emocional como emboscada y truco para someter al otro. No usamos para valorarnos sino como herramienta para unir bandas que operan agavilladas en partidos o en el gobierno. Nos unen pequeños gestos y no grandes epopeyas. Somos capaces de tolerar al corrupto propio solo porque lo sea de uno.
Actualmente existen 4 generaciones de paraguayos que coexisten en sociedad. ¿Cómo evolucionará eso en los siguientes años?

No soy muy optimista. Esta puede ser la primera generación que mayoritariamente no supere a sus padres en términos de ingresos, educación, oportunidades, posibilidades. Tenemos un grupo humano más frágil y menos comprometido en casi todos los campos. Los divorcios aumentan, la población disminuye, la innovación o el emprendedurismo no surgen, de ahí que el trabajo en el Estado pasa a ser toda una aspiración social y económica que afecta la dinámica social y es probable que sea el epicentro de la gran lucha en los próximos años. La memoria de la era que se va es despreciada por la nueva generación y ésta no ha logrado construir paradigmas estimulantes ni para ellos.
Sobre la crisis del lenguaje. ¿Qué salida se podría dar a ese conflicto?

El paraguayo parco e inexpresivo tiene en esa limitación un problema para su propia empleabilidad. No es saber hablar por decir algo, es saber hacerlo para conseguir dónde trabajar. Hoy vivimos en sociedades más demandantes de empleos precarios y donde la capacidad de persuadir con la palabra es clave. Tenemos una severa crisis de comunicación, si Jaim Etcheverry (ex rector de la UBA) dice que un porteño (el de Buenos Aires) usa en la universidad 300 palabras diarias para comunicarse puede usted calcular cuántas usa un paraguayo común enfrentando el problema de la desglosa (piensa en una lengua y habla en otra). Hay que promover la lectura, la retórica, la conversación y el trato con el otro en diversidad. Un paraguayo lee menos de 25 páginas de un libro pero somos de los primeros en consumo de cerveza a nivel mundial y con esto último no mejoramos mucho la capacidad expresiva que digamos.
¿Cuál sería el rol del aporte de estudios científicos?

La ciencia tiene una larga postergación en un país donde explicarse racionalmente puede acabar en un insulto o en una provocación a la violencia. Las universidades nunca se desarrollaron como debieran. La UNA con más de 100 años sólo tiene un 4% de profesores con título de doctores, 14% de masters y el resto… licenciados. Con esos parámetros, ¿de qué ciencia podemos hablar? No tenemos maestros ni para una sola universidad y pululan 57. ¡Y nos asustamos porque solo el 10% de los ingresantes a universidades se gradúan!
¿Un futuro incierto pero un presente feliz. Cómo afecta la actitud paraguaya ante la felicidad y su nivel de comprensión sobre los conflictos sociales?

La felicidad del paraguayo se resume en tener algo que celebrar en el día y en la semana. Es una manera de evadirnos de la realidad que nos atosiga. ¿Se puede acaso ser feliz con más de la mitad de la población que vive en extrema pobreza, que ‘sobrevive’ con dos dólares diarios? La inconsciencia de la realidad sostiene brutalmente la exclusión de millones y la pobreza de un país rico sin capacidad de entender su propia miseria. La sociedad es una entelequia, la familia es una metáfora egoísta de su ausencia.

Anuncios

Acerca de Redaccion central

Escritor, abogado, profesor y periodista
Esta entrada fue publicada en Conferencias. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a SE PRESENTA ESTA NOCHE

  1. Gilberto Garcia dijo:

    Mucho éxito Dr. Fernández Bogado, estoy seguro q este libro se va leer,el argumento y momento lo amerita, un cordial saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s