SERVICIO

uh

(Publicado el 25 de diciembre de 2016 en el diario Ultima Hora de Asunción)

Hoy es un día trascendente en el calendario cristiano y al mismo tiempo una referencia en la manera y forma de entender la relación humana. Jesús es la síntesis del amor entendido como servicio en el otro y fuerza transformadora en el comportamiento humano.

Es la esperanza en medio de la oscuridad y optimismo en el pesimista devenir de nuestros días. Su Natividad es al mismo tiempo síntesis y génesis. Alguien que ha roto todos los paradigmas de su época incluso de aquellos que querían verlo en una dimensión diferente a la suya. Un magnífico libro denominado Judas, del historiador israelí Oz, nos acerca a través de la vida de uno de sus apóstoles más cuestionados, la dimensión extraña que proyectaba en su tiempo.

Dice Oz que Judas Iscariote era de los pocos apóstoles que sabían leer y escribir, hijo de personas acaudaladas diferente a los de los pescadores que reclutó el Nazareno entre sus seguidores. Judas estaba convencido de que Cristo era un político liberador de los opresores romanos y por lo tanto alguien a quien debería alentarse su incursión en ese campo. Admiraba a su Maestro y el texto echa por tierra varias de las conjeturas en torno a su traición, como el beso identificador y las monedas que recibe por haberlo entregado.

El escritor afirma que eso no se compadece con la realidad, porque Judas no lo hubiera hecho, porque esa cantidad era muy pequeña para alguien que estuvo acostumbrado a tener mucho más que eso. La muerte de Cristo en la cruz fue una gran decepción para Judas Iscariote, que ve frustrado por completo su plan político de un libertador que no era ciertamente Jesús en ese campo.

La frustración y la tristeza acaban en suicidio de este apóstol cuestionado. Si para uno de sus allegados más cercanos el que nació hoy era un extraño como lo comprobó posteriormente, no debería asombrarnos que todavía hoy su persona y obra tengan tantas interpretaciones y su vida tantos seguidores.

Cuántos Judas tenemos hoy entre nosotros capaces de creer tontamente cosas por completo ilegales o inconstitucionales, que están decididos a acabar con la democracia por unos cuantos billetes de ocasión.

Están entre nosotros en los tres poderes del Estado y no los anima ninguna causa política trascendente sino la equivocación de creer que nada vale la pena hoy en la política más que la transacción económica a la que consideran absolutamente normal.

Un pontífice afirmó que “la política era el acto de amor más trascendente en la vida de las personas” y que aquellos que lo abrazan deberían entender que no hay dinero ni pompas ni oropeles que se equiparen a hacer lo mejor y procurar el bien común por sobre el egoísmo y la vanidad.

Hoy que es Navidad y los paraguayos debemos mirar hacia nuestro interior y observar el entorno que vivimos. Ahí están reflejadas las miserias y grandezas de las que estamos hechos los paraguayos. Veremos por ejemplo de qué manera tratamos a los más débiles y sí hacemos de la política un acto de amor en el servicio.

Si estamos llenos de ejemplos degradantes de corrupción, violencia, robo, secuestro y maldad podemos concluir ciertamente que de lo que está lleno nuestro corazón es de lo que habla finalmente la boca.

Hoy es Navidad, tiempo de celebración, reflexión, compromiso y servicio. De eso finalmente se trató la llegada del Mesías tan incomprendido hasta hoy.

Anuncios

Acerca de Redaccion central

Escritor, abogado, profesor y periodista
Esta entrada fue publicada en Conferencias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s