ALTO RIESGO

uh

(Publicado el domingo 18 de diciembre de 2016 en el diario Ultima Hora)

La angustia del fin del poder –para algunos– nos está llevando a todos a un escenario peligroso y complicado.

La veleidosa y nunca confiable política paraguaya ha salido a bailar en un ritmo de hip hop con letra de cumbia villera. Marginal, atrevida, insolente e impredecible.

Están cocinando todas las formalidades básicas de la relación humana haciendo que la imprevisibilidad campee y nos golpee.

Creen tontamente que los que manejan los hilos del poder ocasional están inmunes e impunes a esto, cuando en verdad ellos ya son sus primeras víctimas. Contradictorias, incoherentes e infieles a sus mandatos, los servidores están angustiados por no saber qué pasará con ellos cuando esto acabe.

El presidente Cartes es hasta ahora el principal responsable de este ritmo impuesto a la política.

Ha pisoteado en menos de un mes todas sus palabras y promesas, al tiempo de confirmar las peores sospechas sobre su persona. Los mercaderes y adulones que le rodean saben el gran negocio que esto desata. Montos que se piden y recursos que no llegan porque han sido escamoteados en el camino, infidelidades y conspiraciones que se desatan en el interior y una abierta división de su partido de gobierno cuyos efectos comienzan a ser notorios.

Ha desatado las internas de los partidos políticos y ha fragmentado el país en su camino. Por sobre todo ha terminado por parecerse a los que odiaba visceralmente: los políticos tradicionales. Estos, contentos porque le han sacado sus banderas al tiempo de alejarlo de la relación con los ciudadanos que lo veían como un outsider y castigador del sistema. Ahora es igual a todos los políticos que conocemos en su forma y fondo.

Ahora jugarán con el cháke (amenaza), que si llegan a concretar aumentará la división entre paraguayos y al acabar con el respeto a las normas se tendrá que dilucidar el conflicto en calles, plazas y rutas.

Los clavos miguelitos podrán detener por un rato la riada, pero ante la ausencia de normas y de árbitros confiables, las consecuencias serán enormes para el país. Vivimos en un mundo interrelacionado.

Lo que hagamos se sabe y repercute hacia adentro y hacia fuera. Con el daño infligido a la imagen del país, los bonos pierden su valor, los bancos locales solo comprarán a valores altos por los riesgos que supone vivir hoy en Paraguay, pierde el candidato oficial en la CAF y por supuesto lo más grave: se posponen las inversiones locales e internacionales.

Si seguimos con esto y de esta manera, las cosas no se mueven hasta marzo del 2019 en el mejor de los escenarios. La incertidumbre y la amenaza con seguir intentando violar la Constitución no le convienen al país. Estamos perdiendo todos por el capricho, angurria y codicia de unos pocos.

El país ha entrado peligrosamente en una zona de riesgo y de conflicto. Es imperioso que el presidente reafirme su comunicado oficial de finales de octubre y acabe con esta aventura violatoria de la que él será su primera víctima.

Anuncios

Acerca de Redaccion central

Escritor, abogado, profesor y periodista
Esta entrada fue publicada en Conferencias. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ALTO RIESGO

  1. Andrew Nickson dijo:

    Porque hasta marzo de 2019?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s