PENA

logo

(Publicado en 5dias el lunes 31 de octubre de 2016)

Sé que los norteamericanos no conocen la ñ y por lo tanto habrás tenido que cargar por muchos años –incluido en tu twitter actual- tu apellido mal escrito. Es probable que haya sido una pre anunciación que solo esperaba se concretara en algún gesto o acción que lo hiciera real: la pena, no tu apellido.


Nunca sabremos las razones que se te habrán cruzado por la cabeza para desnudarte ante nosotros para exhibir sin impudicia en el prostíbulo de la política tu falta de carácter, de dignidad, de fortaleza y otras virtudes que estoy seguro no te habrán podido enseñar jamás en la universidad de Columbia. Esa universidad donde Stiglitz harto de servir a los espúreos intereses de organismos multilaterales se encargó de criticarlos hasta ganar un Nobel al igual que Krugman o ese coloso que no habrás conocido jamás llamado Jacques Barzun que creó la cátedra de “historia cultural” y fue su vicepresidente por mucho tiempo. Ese mismo que cuando se fue de la cátedra por haber llegado al límite de su edad, no se apeó de sus principios ni su ética para terminar en la tapa de la revista Time con el título: “the man who knew too much” ( el hombre que sabía demasiado). No te acordaste de ninguno de ellos, y menos de Jeffrey Sachs, quien luego del naufragio del proyecto de Harvard en Rusia acabó ahí asumiendo valientemente sus errores. El mismo que nos dijo que Brasil nos viene robando Itaipú desde hace mucho tiempo. No aprendiste nada en ese país y en tu tierna juventud has dejado mal parado a decenas que han estudiado en el exterior y que decidieron volver. Lo peor: administras un programa de becas donde hasta el cansancio has repetido que era para formar “una nueva generación de paraguayos”. ¿Igual que la tuya? Que incapaz de sostenerse por sus méritos y capacidades debe claudicar sus convicciones para continuar en el cargo. ¿Te asusta la vida después de un cargo público? Tienes miedo de ser un desempleado luego de pasar por las calendas de un cargo donde jamás tuviste la coherencia de renunciar a tus tres injustos aguinaldos mientras pedías al pueblo más y más sacrificios. No te animaste a ir contra los sectores privilegiados que no pagan impuestos al tiempo que llenabas de privilegios a un sector público ocioso y corrupto del que dijiste que si “no les pagabas bien… vaciarían el Estado de gente competente”. Cuando te vino la orden de arriba no tuviste dignidad (?) para renunciar.

Que pena que seas joven, educado en el exterior pero carezcas de fortaleza, hombría y coraje. Tienes miedo a una edad en que el mundo es solo un territorio de oportunidades. Eres un viejo acomodado en el corazón y te comportas como un anciano mediocre que no tiene opciones en su vida al punto de traicionar el linaje de tu padre para abrazar al de un ignoto abuelo al que tuviste que desempolvar del arcón de los recuerdos.

No hemos sido muchos los paraguayos educados en el exterior y más pocos aún los que fuimos pagados por los países que nos dieron la beca. Eso nos hace privilegiados y comprometidos con una conducta diferente. Te portaste como un desheredado, temeroso, asustado y has hecho un pésimo cálculo en tu vida. Los colorados te considerarán toda la vida un traidor, tus amigos una decepción, tus familiares… una tragedia y los de tu viejo partido: la víctima propiciatoria. Si hubieras renunciado a la presión tendrías un futuro promisor. Claudicaste y ahora das pena.

Usa ahora tu apellido con orgullo sin la ñ.

Anuncios

Acerca de Redaccion central

Escritor, abogado, profesor y periodista
Esta entrada fue publicada en Conferencias. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a PENA

  1. Este comportamiento de “Pena” es también una alerta a los ingenuos quienes piensan erróneamente que el programa de Becas Carlos Antonio Lopez (CAL), tal como está estructurado actualmente, tenga la capacidad de cambiar el país en dirección positiva.

  2. cristina romero dijo:

    Una vez mas tus comentarios periodísticos sobre salen, brillan, en un panorama sombrío, pero, la esperanzadora reflexión que tu haces a este nuevo personajete pintoresco como lo es Don Pena, es de gran relevancia. A él probablemente no le haga mella pero tal vez, otras personas con un poco más de escrúpulo y dignidad, les haga pensar dos veces antes de tomar decisiones tan bochornosas y lastimeras. Felicitaciones DON Benjamín y te lo digo en mayúscula porque es así como te veo.y trasciendes

  3. Isidro Guerrero-Cabrera dijo:

    ¡Felicitaciones, Señor Fernández Bogado por tan excelente artículo! Quod natura non dat Columbia non prestat… Mr. Pena..,, ¡el nombre trae consigo!

  4. Isidro Guerrero-Cabrera dijo:

    ¡Felicitaciones, Señor Fernández Bogado por tan excelente artículo! Quod natura non dat Columbia non prestat… Mr. Pena..,, ¡el nombre trae consigo! Il porte bien son nom dirían los franceses… ¡Qué pena…, qué peña… Da lo mismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s