HUMILLACION

U

¿Publicado el miércoles 12 de octubre de 2016 en el diario El universo)

El grupo de países del Mercosur ha decidido enviar a Venezuela grandes partidas de medicamentos debido al absoluto desabastecimiento que padece uno de los países más ricos por entrada de divisas de petróleo del mundo. Cuando se quiera hacer un trabajo de tesis doctoral sobre cómo tan pocos por tanto tiempo destruyeron demasiado, indudablemente el caso venezolano debe ser uno de ellos. Es imposible concebir la humillación a la que somete el gobierno de Maduro a su población, independientemente del nivel económico que tenga, si no fuera por la clara tendencia a sojuzgar autoritariamente toda voluntad que se le oponga.

El tiempo nos mostrará la extraordinaria trama de corrupción que tuvo que haberse tejido para que nadie, entre los que podrían acabar con el poder autoritario, no haya realizado la tarea para la que la historia los convocara. Nadie entre los militares, entre los que se han llenado la boca y los bolsillos de pueblo… nadie ha tenido el coraje de acabar hasta ahora con la humillación a la que es sometido el pueblo de Bolívar. La cuestión es soportar lo que se pueda. Las expresiones simbólicas han sido más que elocuentes, la resistencia al referéndum raya en la ofensa al sentido común y un discurso cada vez más grosero y zafio de un presidente a la altura de la demencial manera de gobernar un país empujado al despeñadero.

En medio de una revolución tecnológica que permite seguir en tiempo real los efectos de la humillación reiterada, es ciertamente lamentable observar la situación en los hospitales con enfermos tirados en los pisos y el grito reiterado de medicamentos por parte de una población inerme ante una pesadilla que jamás habrían podido imaginar. Cuando pudieran haber sido la nación más próspera del subcontinente, es hoy el retrato más acercado a las peores formas de representación africana.

No hay oídos ni razones en el gobierno de Maduro para el lamento continental y mundial a la situación que padece Venezuela. A cada llamada de atención responde con insultos que cada vez impactan menos porque la realidad sepulta cualquier retórica orientada a distraer la razón fundamental de la crítica.

Aislado, enfermo, delirante y con un gobierno afiebrado de fanatismo y soberbia, el margen de maniobra se torna cada vez más reducido para quienes creen que aún es posible que la razón se imponga en un territorio dominado por la irracionalidad.

Es increíble el coraje interior de un país que aun en estas condiciones tiene la valentía de gritar el valor de la dignidad. Siguen desde el Congreso resistiendo mientras a Maduro solo le queda hacer creer al mundo que mantiene encarcelado a todo un país cuando la situación es completamente a la inversa. Es él tras las rejas que mira cómo sus calles se llenan de opositores a su régimen, mientras los anaqueles de supermercados muestran el absoluto abandono a su población.

Venezuela sigue siendo una preocupación de todos, incluso para los que creen tontamente que pueden seguir humillando a su población de por vida. Ilusos de verdad en el gobierno.

Anuncios

Acerca de Redaccion central

Escritor, abogado, profesor y periodista
Esta entrada fue publicada en Conferencias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s