NEGOCIOS CON EL PELIGRO Y EL MAL

uh-com-patria

(Publicado  el domingo 12 de junio de 2016 en el diario Ultima Hora)

Mientras el comandante de policía negociaba la entrega de un criminal argentino quien consiguió documentos de una dependencia a su cargo previo pago de un cuarto  de millón de dólares y le hacia pito catalán a su jefe directo el ministro del interior, en Tacumbú un incendio anunciado mataba “solo a un guardia cárcel” como lo dijo la ministra de Justicia haciendo que  la sensación de inseguridad recorra todo el cuerpo social paraguayo.  No pueden seguir en el cargo un comandante de policía y un ministro del interior ante tamaña muestra de connivencia e incapacidad para el ejercicio de los cargos. Algo debe hacerse y pronto.

 Hemos ingresado de nuevo en la variable paraguaya de que quienes deben realizar la tarea desde sus bien pagados cargos solo atinan a describir el problema sin resolverlos. Se sabe que la policía no brinda garantías de seguridad a nadie pero los que deben llevar adelante políticas eficientes son los mas asustados por los resultados.  La acontecido en Saltos de Guairá y lo que pasa diariamente en varias comisarias nos llevan a la conclusión de que no existe voluntad para acabar con los negocios del mal porque ellos constituyen evidentemente una fuente de ingresos muy apetecida. ¿Qué garantías puede dar Sotelo al abogado del delincuente argentino?. Eso es como si la policía de Chicago negociara con el defensor de Al Capone las condiciones posterior a su arresto. La imagen que proyectamos es la de un país poco serio y en donde todo depende del dinero que uno tenga para torcer cualquier ley o racionalidad que se oponga. Alguien debe decirnos cómo se repartieron los 250 mil dólares pagados por cédulas y pasaportes falsos y, además como el reo argentino siguió teniendo protección policial.

Lo que pasó en Tacumbú es una extensión de lo mismo. Hay mas del 80% de los casi 11 mil presos que no tienen condenas. Hay mas de 60 mil ordenes de captura emitidas por autoridades judiciales. Eso hace es dos estadios de los Defensores llenos en un partido de Selección en buen camino.  La economía del crimen como diría Gary Becker, sigue pagando sus buenos dividendos en Paraguay y mientras eso continúe nada está garantizado para nadie.

Hay que cambiar estos mecanismos de connivencia entre autoridades y delincuentes que nos proyectan como país poco serio y a corto plazo: inviable. Debemos organizar un Estado de verdad, castigando a quienes se apartan de la norma y premiando a los que quieren construir una Nación  previsible alejada de los peligros y del mal que desafortunadamente hasta ahora solo han hecho que el miedo y la corrupción sean parte de nuestra vida en democracia. Eso debe cambiar pronto si queremos algo distinto.-

Benjamín Fernández Bogado

www.benjaminfernandezbogado.wordpress.com

Anuncios

Acerca de Redaccion central

Escritor, abogado, profesor y periodista
Esta entrada fue publicada en Conferencias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s