PROSTIBULOS Y MERETRICES COSTOSOS

uh-com-patria

(Publicado en el diario Ultima Hora el domingo 29 de mayo de 2016)
A confesión de parte relevo de pruebas.

El hijo del ex secretario privado del tirano Stroessner y hoy presidente del Congreso lo dijo con claridad: el Congreso es lo más parecido a un prostíbulo.

Mario Abdo Benítez y varios de los senadores no podían creer ni contar los brazos que se levantaron para que la concesión de parte de la ruta 7 siga en manos del consorcio privado Tape Porã ¡por unos 30 años!

La generosidad de los legisladores con el futuro de sus mandantes dice que solo puede justificarse con la entrega de dos millones de dólares en coimas a los senadores y diputados. Tamaña vergüenza y escándalo se parece a los conocidos como mensalão o petroleão en el vecino Brasil, y que le costaron la presidencia a Dilma y el ocaso de Lula.

Venalidad. Es muy grave lo que aconteció en el Senado esta semana y requiere de una investigación a fondo, más todavía cuando involucra a uno de los gerentes del Ejecutivo en la operación Caminos sucios.

No hay muchas dudas sobre la venalidad de varios miembros del Congreso. Muchos enfrentando a la benévola Justicia y encubiertos en fueros no apropiados para estos casos.

Si las niñeras y caseros de oro todavía siguen vigentes, es por la simple razón de que sus colegas aplican una cerrada defensa corporativa por si las cosas fueran iguales con ellos a corto plazo.

Abstenciones. Un ex gobernador de Alto Paraná zafó hace unos días con la complicidad de algunos colegas que se abstuvieron de liberarlo para que la Justicia lo procesara.

Un sorprendente Adolfo Ferreiro no apoyó que el senador Aguinagalde enfrentara un juicio por un escandaloso robo.

El Congreso a veces es un buen lugar para conocer la profundidad del compromiso con los valores democráticos de varios actores políticos locales.

Escándalos. Aguantan hasta donde alcanza el límite de sus reclamos económicos. Los que no solo esperan que la oferta del corrupto sea imposible de rechazar.

Equipararlo a un prostíbulo no parece nada escandaloso para ninguno.

Cada semana comprobamos un escándalo que transforma a muchos de sus miembros en meretrices costosas y solidarias entre ellos, que ejercen un travestismo cercano al carnaval cotidiano.

Hay de los que presentan un pedido de reelección vía enmienda cuando lo que manda la Constitución es hacerlo vía reforma, uno que lleva una guacha que bien merecido lo tendría el mismo, otro presenta un proyecto de ley sobre piropos y hubo alguno que mocionó el día del pohã roysa.

Decadencia. ¿Tenemos el Congreso que se nos parece? ¿Somos así mayoritariamente los paraguayos? Si la conclusión es positiva, bien merecido tenemos la condición de prostíbulos y meretrices que muchos de ellos se endilgan.

Pero eso nos llevará a concluir que el país mayoritariamente es igual a ellos siendo que la democracia es el gobierno de la mayoría sobre la minoría.

La conclusión sería en ese caso que si no cambiamos nuestra manera de ser, nos seguiremos condenando a vivir en un prostíbulo reiterado y decadente que nos lleva a esa misma condición como sociedad.

O nos rebelamos contra eso o fisgoneamos tras las puertas que hacen las meretrices más costosas de la República.

Anuncios

Acerca de Redaccion central

Escritor, abogado, profesor y periodista
Esta entrada fue publicada en Conferencias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s