UNA VEZ MAS

U

(Publicado en el diario El Universo el miércoles 16 de marzo de 2016)
Los brasileños solo querían un presidente que se pareciera a la mayoría y Lula fue el símbolo de ese país enorme cuya población buscaba, como todos, uno de entre ellos. La afirmación de que cada país tiene el gobierno que se merece no es verdad: cada país tiene el gobierno que se le parece. Y Lula se parecía más que nadie en mucho al Brasil mayoritario. Nacido en la pobreza, proveniente del marginal nordeste de ese país-continente, líder sindical de los metalúrgicos, tres veces candidato presidencial infructuoso y luego dos periodos al frente de una nación que se creía con derecho a sentarse entre los grandes. Dejó el poder a Dilma para gobernar con el PT por 4 periodos. Todo acabó en lo mismo. Corrupción del tamaño del país y una vida suntuosa muy lejos de lo que predicaba en sus discursos y en su retórica habitual. Ahora debe enfrentar a la justicia y para zafarse de ella quiere ser –mientras tanto– ¡candidato presidencial de nuevo! Con una caradurez indigna apela al desconocimiento e ignorancia de una parte de su país para que el referéndum evite la cárcel que le espera. No queda nadie a quien culpar, solo le cabe asumir la responsabilidad de haber logrado que la izquierda brasileña reflejara lo peor que ellos habían condenado desde la oposición.

El accionar de la justicia en la operación lava jato es digno de destacar. Fiscales y jueces enfrentando a los políticos endilgados de corrupción y usando los mecanismos legales para procesarlos. Es un voto a favor del Estado de derecho siempre tan cuestionado y limitado desde el poder. Ahora veremos en el terreno cómo ingresan quienes ya hablan de una “dictadura de los jueces y fiscales”, como Felipe González, el que también decepcionó para, en un juego de complicidades y guiños, intentar de alguna manera sacar las castañas del fuego en el que están envueltos sus compañeros de ruta. ¿Cómo pretenden algunos creer que se pueda esconder una corrupción cercana a los 10 mil millones de dólares? Imposible hacerlo y más cuando la élite económica de Brasil, tan cuestionada por la izquierda, está no solo procesada sino el símbolo de una empresa como Odebrecht, con ramificaciones en toda América, se encuentra condenado a 19 años de prisión.

La corrupción es como el tango, se baila de a dos. Los empresarios contarán a quiénes compraron y por cuánto, si desean rebajar sus condenas. Y ahí veremos desfilar todos los nombres de un gobierno que representó los mejores anhelos de una población que ahora asiste a un grave deterioro en sus condiciones económicas y una clara precarización de su vida. La culpa no la tienen ahora los gobiernos aliados al imperio, los que explotaron al país de sus riquezas… ahora la responsabilidad es de los que construyeron primero el discurso y luego conquistaron el poder para hacer lo mismo que tanto habían cuestionado.

El problema de América Latina no es con las derechas ni con las izquierdas, es con la ética en el ejercicio del poder. Cuando este no le teme a nadie y persigue a sus cuestionadores, lo único seguro es que están protegiendo sus actos de corrupción y preparando este mismo escenario que hoy vive el Brasil. Si no temieran nada, no tendrían razón para irritarse tanto ante el control y la transparencia que se reclaman.

Una vez más el subcontinente ha repetido sus errores justificando a su paso los peores pronósticos en torno a la capacidad de su clase dirigente, sin importar que ella sea de derechas o de izquierdas. Sencillamente o son democráticas y aceptan los controles o se evaden de ellos para blindar desde el poder la corrupción y el abuso. Una vez más… hemos vuelto al mismo lugar de donde salimos

Anuncios

Acerca de Redaccion central

Escritor, abogado, profesor y periodista
Esta entrada fue publicada en Conferencias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s