CUMBRITIS

logo2

(Publicado el miércoles 23 de diciembre de 2015 en el diario El Universo)

Es una enfermedad nueva que se ha extendido como epidemia en toda América: las cumbres presidenciales. No sale nada de ahí, no preparan las reuniones, nadie las recuerda, de tanto levantar las manos para la foto oficial no se puede discriminar el lugar ni los acuerdos logrados. Cumbritis abundan por doquier. Las hay, por ejemplo, del Mercosur esta semana, en Asunción, ¡donde Macri pidió por la liberación de los presos políticos de Maduro y los organizadores le dieron la presidencia de la comisión de derechos humanos a Venezuela! El presidente de ese país  entendió que el foro no estaba listo para sus imprecaciones caribeñas y decidió quedarse en Caracas para evitar mayores degradaciones o incomunicaciones con el pajarico. Todo lo que se dijo fue lo mismo que se viene diciendo desde 1991 cuando se creó el proyecto de integración para hacer más expeditivo el comercio entre los 4 países fundadores. Nada pasó pues se detectaron este año más de 80 trabas al libre comercio, que superan en mucho a las iniciales del 26 de marzo de 1991.

En Paraguay se eligen parlamentarios del Mercosur desde el 2007, una burocracia legislativa que le cuesta al país más de 5 millones de dólares en salarios y otras menudencias. En los últimos 3 años se han reunido en Montevideo –donde está la sede– ¡unas 8 veces! Alto costo para ninguna recompensa para los mandantes. Los miembros legislativos ganan igual que sus pares locales, solo que sesionan esa cantidad de veces ¡en tres años! La cumbre de Asunción superó el millón de dólares por un día de sesión de presidentes y la tendencia de estos foros donde nada sale es demostrar la nula voluntad de impulsar un proyecto que naufraga en una agenda bilateral emponzoñada de injusticia e ilegalidad. Los dos países que podrían hacer las veces de Alemania y Francia en el proyecto integrador de América del Sur apenas pueden calafatear sus economías desbordadas de corrupción, como son los casos de Argentina y Brasil. No tenemos locomotora que impulse y vivimos un sainete en forma de cumbres presidenciales donde nadie escucha a nadie y menos saca alguna conclusión positiva para los países.

El periodismo refleja estas cumbres con una mirada obligatoriamente positiva que permite justificar los viajes de los enviados especiales. Pero en voz baja saben que de ellas no sale absolutamente nada. Hay dos por año en el Mercosur y otras tantas para el Parlasur, Celac y otros foros intrascendentes e inútiles. Carga pesada para una burocracia cada vez más cuestionada por los electores cuya calidad de vida se reduce proporcionalmente a la cantidad de estos foros anodinos e inocuos.

Hay que volver a reuniones donde puntualmente se avancen, de lo contrario lo único que pueden conseguir es que nos cansemos de ver presidentes sonrientes y levantando las manos en una señal incomprensible de acuerdos que permitan que vivamos mejor y en condiciones de mayor dignidad.

Cumbritis: una manera de salir del país, un pretexto para decir algo que coloque la frase en los medios internacionales o un divertimento por las boutades que dirá algún presidente que se vaya de bocas sobre algún tema.

Hay que reducir estos gastos y trabajar duro en acuerdos que permitan que las cumbres presidenciales avancen la agenda de nuestros países donde los retos de presente no dan margen para hechos anecdóticos ni cumbres innecesarias.

Anuncios

Acerca de Redaccion central

Escritor, abogado, profesor y periodista
Esta entrada fue publicada en Conferencias. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a CUMBRITIS

  1. Isidora Gaona dijo:

    Totalmente de acuerdo con su postura. Altísimos gastos innecesarios que a nada conducen. Lo mismo para los miembros del PARLASUR. Mi pregunta es: cómo podemos, los simples ciudadanos, sacarnos de encima esta escoria? Creo, no sé si ilusamente, que el camino posible sería la organización. Juntarnos personas que pensamos y creemos que es posible otras soluciones y como usted dice, trabajar duro por un país mejor. No soy del ámbito político. Soy una educadora preocupada por los destinos de su patria. Un gran saludo por las Fiestas. Dios lo bendiga siempre. Una voz que clama en el desierto. Algo bueno tiene que salir de esto. Animo. Que somos muchos quienes confiamos en su Voz y Conciencia.Necesitamos más personas como usted. Lo apoyo 100%.
    Isidora Gaona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s