NO SE PUEDE SUBSIDIAR LA ILUSION

logo2

(Artículo publicado  el miercoles 9 de diciembre de 2015 en El Universo)

El oficialismo venezolano perdió los comicios luego de 17 años. Chávez llegó al poder a caballo del descrédito completo de la clase política contra la que intentó un golpe de estado cruento que le costó la cárcel. Lo liberó un presidente como Caldera que representaba lo peor de la política decadente de su país. Ahí empezó el calvario de la Venezuela arrogante y perezosa, rentista del petróleo que les dio tantos ingresos que si fueran bien administrados hoy de lejos sería el país más rico de América Latina. El azar fue favorable al chavismo con unos precios del crudo por los aires y con dinero para subsidiar todo: desde el combustible regalado cuyo litro es inferior a una botella de agua hasta viviendas y comidas pasando por ropas y alimentos. Esos ingresos hubieran creado las mejores condiciones para el país. Un sector social grande que condenaba a los gobiernos democráticos corruptos los apoyó con todo. Finalmente habían alcanzado el poder de la mano de un teniente coronel que mezclaba el peor rostro del socialismo y del nacionalismo. Solo había que agitarlo de manera continua para beber un sistema decadente que los terminó haciendo más pobres y más llenos de violencia.

La ilusión de salir de la pobreza no se ha cumplido y el domingo pasado los propios subsidiados le dijeron al gobierno de Maduro: lo que nos dan no alcanza para nada porque entre la inflación rampante y el alto nivel de criminalidad en las calles nos han dejado desnudos de esperanzas y confianza. No se puede subsidiar la ilusión de un pueblo permanentemente cuando la realidad –que es la única verdad– los cachetea diariamente. El gobierno populista sin control tiene que ser obligatoriamente corrupto. Al principio cuando reparte y les alcanza a todos eso es secundario. Cuando la realidad comienza a decirles a cada uno que eso a la larga termina por erosionar todo… ya es tarde y el gobierno está de salida. 17 años es una eternidad, es una generación perdida en el despilfarro de recursos y en la incapacidad de crear instituciones sólidas que fueran mejores que las que surgieron con los “corruptos del pacto del punto fijo” y, que turnó a dos partidos gobernantes por años en esa Venezuela petrolera y despilfarradora.

Ahora hay que negociar con la realidad la salida de Maduro. Los militares que pueden ser muy bolivarianos no comen vidrio y han hecho una salvedad antes de los comicios afirmando que respetarán los resultados con lo cual han marcado ya una distancia con el jefe de Estado. ¿Cómo será el proceso? Lo primero: soltar a todos los presos políticos e iniciar un gran diálogo con el país, de fondo. El ciclo está concluido, como lo venimos anunciando en esta columna hace un tiempo. No debe ser violento y los que pretenden lo contrario tienen más de la mitad del país en contra. Deben evaluar con quiénes cuentan y ahora solo tienen margen para negociar una salida, la menos traumática posible. Lo contrario es preparar una nueva batalla donde los únicos perdedores serán ellos. No tendrán ni legalidad ni legitimidad y los que la impulsen se ganarán sus buenos años en prisión.

Entre la salida de los Kirchner en Argentina, el juicio político a Dilma Rousseff, el rechazo a la reelección de Evo Morales y de Correa… el mensaje en la región es más que claro. El ciclo ha terminado y lo que sus países reclaman es un proceso de transición ordenado y previsible. Un combate desde la llanura será el ultimo acto de estos gobiernos que tuvieron todo para dejar países ricos, prósperos e institucionalmente fuertes, pero que se van sin pena ni gloria repitiendo el infame círculo político de América Latina.

Se habrán robado muchas cosas materiales, pero lo peor es que han hurtado la ilusión de millones a los que ni el subsidio generoso pudo evitar el malestar patente y evidente.

Anuncios

Acerca de Redaccion central

Escritor, abogado, profesor y periodista
Esta entrada fue publicada en Conferencias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s