MEDIR LAS CONSECUENCIAS

uh-com-patria

(Artículo publicado el domingo 4 de mayo de 2014 en el diario Ultima Hora de Asunción)

Es muy frecuente observar los efectos que producen lluvias, huelgas, malos caminos, cortes de luz y de agua en el desarrollo de la una vida normal en el Paraguay, que si pudiéramos medirlos en términos económicos las cifras serían altísimas.

No solo perdemos dinero y tiempo, sino además vidas humanas que parecieran no importar mucho a nuestras autoridades. Recién nacidos y enfermos muertos por infección hospitalaria hacen parte de estos números trágicos que, por recurrentes y reiterados, han dejado de ser noticia en el país.

Vivimos en un país precario y nada nos muestra con más claridad dicha característica que los días de lluvia. Si cae agua como en las últimas semanas, durante el día, seguro que la inundación precarizará aún más las calles, avenidas, sumideros, desagües, viviendas y vidas.

Clases que no se dan, operaciones quirúrgicas que no se practican, citas comerciales que no se concretan… nos demuestran de manera clara que no medimos aún las consecuencias de no hacer la tarea cuando no llueve.

Personas que levantaron sus casas cerca de cauces de agua, cuando deberían construirlas a más de 150 metros, como establecen las reglas del urbanismo, o que el MOPC, que debería tomar sus precauciones mínimas, deja de cobrar el peaje en Ypacaraí, porque la caseta de control de las computadoras que controlan el pago ha quedado completamente inundada y tuvieron que pasar sin pagar cientos de vehículos, son algunas de las muestras donde pareciera que todo vale y que nuestro nivel de organización social aún no ha superado los estándares mínimos de civilización que alcanzaron hace años otros países.

A más de dos siglos del establecimiento de los desagües cloacales, aún aquí tiramos las aguas negras al mismo río que ahora lo vemos de frente y que algunos anhelan convertirlo en un atractivo turístico e incluso pelean por bañarse en ellas.

No tenemos conciencia social y el sálvese quien pueda grafica claramente que la vida no tiene valor en el Paraguay.

Si a esto sumamos el maltrato en oficinas públicas o en hospitales, tenemos el cuadro completo de una sociedad envilecida por una relación donde solo parece importar a cada uno su conveniencia y no el interés colectivo que es lo que mejor define a la política.

Esta parece diseñarse sobre la lógica del odio y del resentimiento y no del amor ni del servicio. Esto nos agota como nación y hace que acabemos no creyendo en el enorme potencial del Paraguay al que no terminamos de amarlo más allá de la nostalgia lejana y de las frases de ocasión.

Debemos comenzar a medir las consecuencias de nuestros actos y actitudes para dejar de ser un país precario que se hunde en la primera lluvia que se abate en otoño.

La metáfora de esta estación de las hojas caídas podríamos graficarla mejor con las oportunidades perdidas que lleva a muchos que de tanto insistir y golpearse no encuentran mejor salida al país que el aeropuerto o las estaciones de buses.

Debemos hacer del Paraguay algo más llevadero y no la repetición de sus desgracias, que hace que pareciera que nunca logramos alcanzar el desarrollo que permita saber que la vida de cada uno, su tiempo y sus oportunidades no pueden terminar acabadas cada vez que llueve.

Anuncios

Acerca de Redaccion central

Escritor, abogado, profesor y periodista
Esta entrada fue publicada en Conferencias. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a MEDIR LAS CONSECUENCIAS

  1. leer su exposición me hace pensar que habla de la argentina, acá tenemos los mismos problemas y creo yo que cualquier argentino al que le pregunte SIEMPRE estuvo viviendo mejor que en paraguay. Si usted viera como nos estamos denigrando como sociedad es tremendo, nuestro rió colorado al que la industria petrolera lleva 40 años y sigue tirando aguas de purgas con salinidad del 100 gramos litros, con restos de cianuro, tensioactivos, y como si fuera poco el agua entra en el curzo del rio colorado a temperaturas mayores a los 50 ° C, porque cuando queremos hacer cagadas bien echas las hacemos bien echas señor. Y mis vecinos van los fines de semana a pescar, NO EXISTE FAUNA ICTICOLA y cuando sacan algún pescado tiene en su cuerpo tal cantidad de forunculos de infección que parecen extraterrestres, PERO TODOS ESTÁN CONTENTOS, VIVEN FELICES y por supuesto cada tanto hay alguno enfermo de cáncer esa enfermedad que sabe quien carajo la invento, pero nadie dice que nosotros la alimentamos con nuestros restos humanos. dígame si esto no es igual o peor que en paraguay, lo desafió haber cuantos muertos de cáncer tienen ustedes y nosotros acá en la ciudad de catriel provincia de rió negro.echo?. Me olvidaba mis vecinos expresan a viva vos que nada podemos hacer porque la culpa la tiene EEUU. toma.

  2. Lia Guilllén dijo:

    Dr. Fernández, leí su artículo en el diario Ultima Hora, y estoy totalmente de acuerdo con usted. Cualquiera que salga del país para dar dos pasos se da cuenta de cuánto se fue agrandando nuestra capacidad de simplemente “aguantar” situaciones inadmisibles mientras que por el resto del mundo ya nadie tiene camino de tierra y veredas llenas de basura! y me pregunto PORQUÉ?!. Me causa un poco de paz darme cuenta que al menos hay gente que dice cuán mal estamos y no se limita a observar y aceptar que “así nomás luego tiene que ser”. Yo me sumo a esa gente pero quiero dar otro paso más, quiero HACER! … con todo el hervor de estos años de juventud no me resigno absolutamente a esta penosa situación de país. Me vienen en mente ideas y ganas de actuar ya! … Se lo comparto porque me parece necesario que en nuestro país nos reforcemos en ideas y acciones, quizás así una gota detrás de otra terminen por agujerear los corazones de piedra de nuestros mal dichos “gobernantes” y el de nosotros mismos… porque no es cierto que “paraguayonte voi”… no somos una raza maldita para creer que no podemos salir y vivir con dignidad, abundancia y felicidad… nuestro potencial continua a llamarnos con fuerza cada día

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s